Todas las entradas de: joserralmeida@gmail.com

Dibujos para el despoblado medieval de Zornoztegi, Álava

Zornoztegi 4
Zornoztegi 4
Zornoztegi 3
Zornoztegi 3
Zornoztegi 2
Zornoztegi 2
Zornoztegi 1
Zornoztegi 1

Dibujos para el despoblado medieval de Zornoztegi, Álava.

El  yacimiento  de  Zornoztegi  se  encuentra  en  proximidad  de  los  pueblos  de Zuazo de San Millán y Luzuriaga, aunque pertenece al municipio de Salvatierra-Agurain.

El yacimiento se localiza sobre un ligero relieve  alargado en dirección N-S donde los suelos agrarios son poco profundos y la roca aflora en varias zonas.

Zornoztegi es uno de los más de 300 despoblados conocidos en Álava en cuanto que aparece en la documentación medieval de los siglos XI-XIII, mientras que se abandona en la fase final de la Edad Media, entre los siglos XIV y  XV. Su primera aparición en la documentación escrita se remonta al año 1025 en  un  conocido documento conservado en el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla.

El yacimiento de Zornoztegi fue elegido como un laboratorio para el estudio de  los despoblados alaveses, por lo que se llevó a cabo un proyecto intensivo basado en  una excavación en grandes áreas. El lugar fue excavado entre los años 2005 y 2009 bajo la dirección del Dr. Juan Antonio Quirós Castillo de la Universidad del País Vasco. Se indagó un total de 4.300 m2 , que permitió  recuperar una larga secuencia ocupacional comprendida entre mediados del segundo milenio a. C. hasta el siglo XV d. C.

De las cinco fases de ocupación documentadas he tenido la oportunidad de realizar las respectivas ilustraciones y próximamente saldrán a la luz formando parte de una publicación dirigida por el Dr. Quirós Castillo.

Ilustraciones para el castillo de Montilla. Córdoba

Montilla. Edad del Bronce Montilla. Época íbera Castillo de Montilla. s. XIV

Algunas ilustraciones realizadas para la señalización del castillo de Montilla, en Córdoba, tras la reciente intervención arqueológica del 2015-2016.

En dicha excavación se ha documentado una primera ocupación en la ladera del Cerro del Castillo fechada en el Bronce Final (primera ilustración). A este periodo pertenecen restos de muros de piedra y tapial así como diversos silos y un horno cerámico.

De época ibérica son los restos constructivos hallados en la parte alta del cerro (segunda ilustración) incluyendo de nuevo un par de hornos, esta vez de pan.

La última ilustración representa el momento de esplendor del Castillo de Montilla a principios del siglo XV cuando es propiedad de la familia Fernández de Córdoba.

Este trabajo de reconstrucción se ha realizado gracias a la supervisión y asesoramiento del arqueólogo J. Miguel Bascón  de Servicios Arqueológicos BM.

Ilustraciones para el castro coruñés de Borneiro

En la página de facebook de TICTURA se puede acceder a la nueva aplicación que  esta empresa de arqueología, volcada en las nuevas tecnologías, ha desarrollado para el castro de Borneiro.

Se trata de una aplicación para móviles y tablets que permite realizar una visita guiada por uno de los castros más bonitos de la provincia, situado además a escasos kilómetros del impresionante dolmen de Dombate.

En el apartado gráfico he tenido la oportunidad de colaborar con algunos dibujos de recreación de diversos aspectos de la cultura castreña. Estos son algunos de ellos.

Casa Eraso. Valsaín (Segovia)

recreacion-casa-eraso-1

Clic en la imagen para ver la reconstrucción 3D

recreacion-casa-eraso-2

recreacion-casa-eraso-3

Apenas quedan unas ruinas de la que fue la venta real de la Fuenfría, también conocida como Casa Eraso, al ser Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, su primer administrador.
La venta fue mandada construir por el monarca Felipe II, para aliviar la penosa travesía del puerto de la Fuenfría, en un lugar cómodo, cerca de la Fuente de la Reina. En su construcción participaron los arquitectos Gaspar de Vega y Juan de Herrera, siendo Hernán García el maestro de obras. Además del edificio principal, de buena fábrica, contaba con una pequeña ermita, con una imagen de la virgen de los Remedios y con un pozo de nieve, que surtía tanto sus necesidades como la del próximo palacio de Valsaín.

La Casa Eraso albergó a viajeros de camino a Valsaín durante largos años, pero la construcción de la carretera del puerto de Navacerrada en tiempos de Carlos III inició su declive y posterior abandono.

ruinas Casa Eraso

Dibujos e infografía:  JR Almeida

Texto:  Arqueología de Imágenes, blog de Aku Estebaranz especializado en divulgar el patrimonio cultural de Valsaín, La Granja y Segovia.

Reconstruyendo una iglesia románica. San Esteban de Peñafiel

reconstruccion-san-esteban-1 reconstruccion-san-esteban-2

Reconstruyendo una iglesia románica. San Esteban de Peñafiel (Valladolid)

La iglesia de San Esteban se construyó en estilo románico en la segunda parte del siglo XI. La carta de la fundación de Peñafiel, concedida por el conde Castellano Sancho García en el año 1013, se conservaba en el archivo parroquial de esta iglesia.

El edificio principal estaba compuesto por una nave, con la torre en uno de sus lados. Ésta se encontraba cercana a su cabecera que se orientaba hacia el este, en dirección al castillo.

Esta iglesia es considerada la primera edificada en Peñafiel. Tanto el templo como la torre (único resto que se conserva en la actualidad) se construyeron simultáneamente.

En el siglo XIII se modifica la parte superior de la torre y se abren cuatro arcos góticos en la mitad de cada lado aumentándose la altura total de la torre.  Esta factura remite directamente a la torre de la antigua iglesia de Stª María de Molpeceres, cerca de Peñafiel.

Desaparecida la iglesia a principios del s. XVIII la torre es usada desde mediados del s. XIX para albergar la maquinaria de un reloj siendo conocida desde entonces como Torre del Reloj.

Fuente: Daniel Sanz Platero

Aquí un enlace para ver la animación 3D.

 

El megalitismo en la Meseta Norte. El caso del dolmen de Los Zumacales. Simancas (Valladolid)

El megalitismo en la Meseta Norte. El caso del dolmen de Los Zumacales. Simancas (Valladolid)

A mediados del VI milenio,durante el periodo Neolítico, surgen las primeras sociedades campesinas en el interior de la Península Ibérica. Ello trajo consigo importantes cambios en los modelos productivos, con la introducción de la agricultura y ganadería, así como importantes avances tecnológicos, tales como la aparición de la cerámica y la piedra pulimentada. También  implicó el desarrollo de nuevas formas de relación social, reforzándose los vínculos entre los miembros de la comunidad e intensificándose las relaciones de parentesco, generando un nuevo sistema en el que los antepasados pasan a desempeñar un papel muy relevante.

La tumba megalítica de Los Zumacales fue utilizada a principios del IV milenio antes de Cristo. Arquitectónicamente responde al modelo de “sepulcro de corredor”, con una cámara circular de 5,20 m de diámetro y un pasillo de unos 6 m de longitud y una anchura de 0,7 m., orientándose la entrada hacia el sureste. Un aspecto original de su construcción es la colocación de sus ortostatos de forma apaisada y no vertical. Estas grandes piedras de caliza pontiense fueron extraídas de la paramera cercana y trasladadas hasta este lugar en un enorme esfuerzo colectivo, poniendo de manifiesto el importante sentido de comunidad que representaba la construcción de la tumba.

 

 

Reconstrucción de una ermita rural del siglo X-XI

Reconstrucción de una ermita

Esta reconstrucción forma parte de la puesta en valor por parte del ayuntamiento de Caleruega, en Burgos,  del yacimiento de la Peña de San Jorge.

Este promontorio, desde el que se domina la Ribera del Duero, las estribaciones de La Demanda y del Sistema Central, muestra aún los cimientos excavados en la roca de una primitiva iglesia rural altomedieval. No faltan en los alrededores ejemplos similares, como los ya excavados yacimientos de La Pudia y San Mamés. En todos estos casos hablamos de edificaciones sencillas, presumiblemente realizadas en mamposteria, tapial y con techumbres de madera y paja. En el caso de la Peña de San Jorge, la ermita podría haber tenido un pequeño pórtico lateral. Por otra parte, el templo también disponía de una necrópolis a la que pertenece una tumba excavada en la roca en el lado oeste del promontorio.

dibujo enterramiento medieval

RECONSTRUCCIÓN DEL POBLADO MEDIEVAL DEL CERRO DE SAN MIGUEL (Sacramenia, Segovia)

panel reconstrucción Sacramenia

Propuesta de reconstrucción del poblamiento alto medieval del Cerro de San Miguel en Sacramenia, Segovia.

Se trata de un cerro de superficie triangular junto a la actual localidad de Sacramenia. El lugar toma el nombre de la ermita de San Miguel, recientemente restaurada, que domina el ángulo O del cerro. Aunque el caserío aquí recreado es anterior a la construcción de la iglesia, en las inmediaciones se han documentado diversos covachos eremíticos contemporáneos de este núcleo de población del siglo X-XI.

 

Reconstrucción de un nido de ametralladora del frente de Segovia.

Esta infografía forma parte de la puesta en valor de diversos yacimientos arqueológicos en el Valle de La Fuenfría, cerca de Valsaín, Segovia.

En este caso se reconstruye un nido de ametralladora levantado en la Guerra Civil durante la ofensiva de Segovia, en mayo-junio de 1937.

vista nido ametralladora

Esta construcción de cemento pertenecía a la línea defensiva del ejército de Franco en el contexto de la ofensiva de Segovia, durante los meses de mayo-junio de 1937.
Los restos conservados en el paraje de Cruz de la Gallega y en los cercanos Cerro Matabueyes y Cabeza Grande permiten apreciar algunos interesantes aspectos constructivos de este tipo de edificaciones militares. Teniendo en cuenta que la mayoría de los nidos de ametralladora y refugios abovedados se levantaron con rapidez y no siempre con los mejores materiales, sorprende su buen estado de conservación, ochenta años después.
El nido que reconstruyo en esta infografía es, básicamente, un búnker de cemento realizado con encofrado y con una cañonera abocinada al exterior. El acceso se realizaba por una estrecha puerta en esviaje situada en la parte opuesta a la ametralladora. Pero lo más interesante del edificio reside en la cubierta, realizada en varias capas. Una primera capa era una techumbre de rollizos de madera sobre la que se echaba una capa de arena para amortiguar impactos. Sobre ella se colocaban gruesas vigas de hierro (en su defecto raíles de vía) encastradas en las paredes laterales de las que aún se conservan las improntas. Un última capa de cemento, a veces armado, remataba el techo del nido ametrallador sobre el que se colocaban piedras del entorno, a modo de camuflaje.
La ametralladora iba montada sobre un trípode cuyos patines (las dos patas delanteras) encajaban en un rebaje hecho en el muro de cemento, justo debajo de la cañonera.