FRESNO INTERIOR CASTRO

Castro de Fresno de la Carballeda, Zamora

 

Este yacimiento arqueológico se sitúa cercano a la localidad de Fresno de la Carballeda, Zamora. El castro aprovecha una pequeña elevación en un meandro del río Tera.

La empresa de arqueología Vacceo me ha encargado la realización de dos ilustraciones para la señalización de este castro.

ortofoto Fresno con muralla

LAS DEFENSAS

La elección del emplazamiento no se hizo al azar. La defensa natural que otorgaba el espigón del río Tera en el que se asienta el poblado, hacía accesible el castro únicamente por este frente en el que se encuentra, que quedaba fuertemente cubierto por defensas artificiales formadas por un campo de piedras hincadas, un foso y una muralla.

El campo de piedras hincadas lo formaban grandes prismas de piedras clavados en el suelo, y que en algunas zonas llegaban a tener hasta 35 m. de anchura, impidiendo así el fácil acceso del atacante hasta la muralla. Si conseguían salvar estas piedras hincadas se encontraban con un foso previo a la muralla, que se formaba por varios paramentos de grandes sillares rellenos por piedra de menor tamaño y que llegaría a tener 3 m de altura.

Hoy, la vegetación apenas permite percibir parte de este imponente campo de piedras hincadas, o de los restos del derrumbe de la muralla; y el embalse de Valparaíso junto con los aterrazamientos agrícolas han deformado en gran medida la defensa natural que en su día creaba el río Tera, dejándonos apenas algún retazo de la que en su día fue este poblado.

PANORÁMICA CASTRO DE FRESNO

 

LA VIDA EN EL CASTRO

El poblado contaba con aproximadamente 3 Has. de extensión interior, lo que suponía aproximadamente una población de 500 personas. No son más que suposiciones, ya que no conocemos ningún dato concreto sobre su estructura interior. Aún así, podemos extrapolar los conocimientos que se tienen sobre otros castros de la zona para ofrecer una foto de la vida cotidiana en el castro de Fresno.

Sus viviendas, de planta circular, se entremezclaban en el interior con zonas para encerrar el ganado, zonas de vertedero y algunos hornos metalúrgicos. Principalmente la ganadería y la agricultura eran la base de su economía. Las metalurgia, caza, pesca o recolección completaban las actividades que hacían al poblado prácticamente autosuficiente. No obstante, la aparición de objetos propios de otras culturas o de materiales que no se encuentran en la zona, indica que estos poblados castreños también comerciaban.

Ni en este castro ni en otros de la zona occidental de la península se han encontrado indicios de enterramientos, lo que no quiere decir que no tuvieran ritos funerarios. Puede que los restos fueran incinerados y esparcidos, o que los cadáveres se expusieran a los buitres, como mencionan las fuentes clásicas que era común en algunos pueblos celtibéricos.

Texto: VACCEO. Integral de Patrimonio S.L

Para mayor información recomiendo el artículo de A. Esparza “Los castros del oeste de la Meseta”.

FRESNO INTERIOR CASTRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *